Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga
 
  • Sitio
  • Web
Estas aqui >   Comunicación > Sala de Prensa

Ver Artículo

11

hospital general fachada estudio obesidad medicina interna

 Mañana se celebra el Día Mundial de la Obesidad, una cita en la que los expertos piden a la sociedad una mayor conciencia en alimentación y ejercicio físico



Investigadores de la Unidad de Medicina Interna del Hospital Regional Universitario de Málaga y del Instituto de Investigación Biomédica de Málaga (IBIMA), han comenzado a trabajar en un proyecto con el que pretenden modificar el estilo de vida en mayores de 65 años con sobrepeso y variar la expresión de la carga genética y la influencia en la salud de los contaminantes ambientales. El estudio se encuentra en la fase de reclutamiento de pacientes, que deben estar sanos y no padecer enfermedades metabólicas.

Coincidiendo con que mañana se celebra el Día Mundial de la Obesidad, el grupo de investigadores, coordinado por el director de la unidad de Medicina Interna del centro, Ricardo Gómez Huelgas, ha hecho público el inicio del estudio "Población obesa metabólicamente sana de edad avanzada: Estudio –ómico (Epigenética, metabolómica, metagenómica) y su relación con contaminantes ambientales". Este ha sido seleccionado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), por lo que cuenta con el respaldo de la Dirección General de Evaluación y Fomento de la Investigación, dependiente del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

El objetivo de este estudio es comprobar si el mantenimiento o la pérdida de peso en la población mayor a través de un programa de dieta mediterránea y ejercicio físico contribuyen a la prevención de la resistencia a la insulina, la prediabetes y la aterosclerosis, así como la relación entre contaminantes ambientales (pesticidas, metales pesados, etc), obesidad y enfermedad cardiovascular y metabólica en pacientes de edad avanzada.
Así, Gómez Huelgas explica que se hará un seguimiento continuo de los participantes durante dos años "que estarán orientados a dar recomendaciones generales sobre las modificaciones de estilo de vida (dieta mediterránea y ejercicio físico), y una evaluación clínica". Para ello, se medirán parámetros tanto a nivel analítico como de composición corporal y de cognición para determinar si, a través de la intervención una alimentación sana y con actividad física, se producen modificaciones epigenéticas, metabolómicas, metagenómicas y de los disruptores endocrinos. "En definitiva, se pretende estudiar si un estilo de vida sana, incluso en edades avanzadas, puede modificar la expresión de nuestra carga genética y la influencia en nuestra salud de los contaminantes ambientales", apunta el internista.

La realización de este estudio coincide con la conclusión de un proyecto similar llevado a cabo por el mismo equipo en población infantil en el que los menores mejoraron sus niveles lipídicos y glicémicos tras cambiar su alimentación e incorporar ejercicio físico y que estuvo coordinado por Rosa Bernal. "En Málaga contamos con un índice de obesidad muy elevado. Estudiar estos sujetos puede ayudar a identificar potenciales dianas terapéuticas para el tratamiento de la obesidad y sus complicaciones, como las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2", agrega el investigador principal, que explica que se ha demostrado que la pérdida de peso determinada por una alimentación saludable y la realización habitual de ejercicio físico tiene una acción antiinflamatoria y mejora los parámetros de glucosa y grasa en la sangre, lo que se traduce en beneficios para la salud.

Además, en el estudio intervienen nutricionistas, que darán pautas de alimentación saludable, así como enfermeras, que medirán los datos antropométricos como el peso, la talla o la presión arterial, además de biólogos y técnicos de laboratorio que harán técnicas moleculares. Por otro lado, la Universidad de Málaga colaborará con la participación varios profesores que medirán la composición corporal por DEXA (absorciometría de rayos X de energía dual) y valorarán el estado cognitivo de los participantes. También cuenta con el apoyo del Ayuntamiento de Málaga, que ha cedido las instalaciones del polideportivo de Ciudad Jardín, donde se realiza un programa de ejercicio físico monitorizado por profesores de educación física.

Para ello, el equipo, requiere de un total de 200 mayores de 65 años con sobrepeso y que estén sanos. Para participar en el estudio pueden ponerse en contacto a través del teléfono 671 59 74 31, vía mensaje o llamada.

Publicado en: Año 2019
Datacontrol Tecnologías de la Información