Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga
 
  • Sitio
  • Web
Estas aqui >   Comunicación > Sala de Prensa > Año 2017

Ver Artículo

15

curso alergia melocoton regional

Los pacientes que padecen esta problemática deben evitar múltiples alimentos de origen vegetal para evitar reacciones sistémicas, por lo que tienen grandes limitaciones en sus dietas


La Unidad de Gestión Clínica de Alergia del Hospital Regional de Málaga ha organizado un curso que se celebrará entre los días 16 y 17 de noviembre que reunirá a expertos de todo el país en alergias alimentarias. En concreto, los asistentes a las jornadas avanzarán en el abordaje de la alergia al melocotón y llevarán a cabo talleres con casos clínicos y una parte práctica para la elaboración de recetas de cara a las pruebas de tolerancia oral en estos pacientes.

El curso, que contará con la presencia de pacientes que están en tratamiento con la inmunoterapia sublingual de Pru p 3, pretende servir como punto de inflexión para tratar los aspectos más relevantes de la alergia al melocotón así como sus posibles tratamientos, como la inmunoterapia.

El apoyo a los pacientes con alergia al melocotón y la formación de los profesionales que los atienden es clave, puesto que su alergia se apareja a otras frutas, frutos secos, hortalizas, cereales y legumbres. "Este es el problema principal de este tipo de pacientes, que no solo tienen que evitar el melocotón, sino que pueden convertirse en pacientes alérgicos a múltiples vegetales que debido al riesgo de reacciones sistémicas tienen que hacer dietas de evitación muy extensas", asegura la alergóloga del Hospital Regional de Málaga Paqui Gómez.

Aunque la alergia a los alimentos de origen vegetal constituye la causa más frecuente de alergia a alimentos, su prevalencia es difícil de determinar porque tiene variabi-lidad geográfica. La alergia a frutas en España se ha determinado hasta en un 33% y dentro de estas, las rosáceas -entre las que se halla el melocotón- son las implicadas llegando a un 26%.

Las proteínas más relevantes en los alimentos de origen vegetal son las de transferencias de lípidos no específicas (LTPs). Dentro de estas, la Pru p 3 (la del melocotón) se ha identificado como el sensibilizante primario. Por ello, la alergóloga afirma que "evitar esta proteína es imposible porque se trata de un panalergeno, es decir, que está en alimentos vegetales así como en pólenes, por tanto no solo la comemos sino que también lo respiramos".

Precisamente que cuente con este panalergeno hace inevitable que se puedan producir fenómenos de 'reactividad cruzada' y que el paciente pueda presentar problemas con más alimentos de origen vegetal que no estén necesariamente relacionados con las rosáceas, como por ejemplo los frutos secos. "Por tanto estos pacientes en muchas ocasiones deben evitar múltiples alimentos de origen vegetal con las limitaciones que supone", agrega la alergóloga, que destaca el trabajo en equipo de todos los profesionales de la unidad.

Así, Gómez señala que no se sabe por qué se tiene alergia a este fruto. "Lo que sí sabemos es que tiene una marcada diferenciación geográfica, siendo más prevalente en regiones mediterráneas como España, Italia y Grecia", señala. A pesar de ello, admite que cada vez se detectan más casos en otras áreas, aumentando el interés internacional por este tipo de alergia, de ahí la importancia de estudiarla y hacer cursos como el que se celebrará en las instalaciones del Hospital Regional de Málaga.

La alergia a alimentos se define como una reacción adversa mediada inmunológicamente. Su prevalencia ha aumentado un 50% durante la última década y se estima que afecta al 5% de la población adulta y al 8% de los niños. Su incidencia también ha aumentado de forma importante considerándose como un fenómeno epidémico, siendo los alimentos vegetales los desencadenantes principales en adultos y adolescentes a nivel mundial.

La alergia a LTP se considera más prevalente en los pacientes adolescentes y en los adultos, pero hay estudios que confirman la aparición de esta sensibilización a partir de edades más tempranas, como a partir de los 5 años, de ahí la importancia de su detección precoz puesto que se podría hacer una intervención terapéutica específica más temprana.

Además, recientemente el Instituto de Salud Carlos III ha concedido a esta unidad un proyecto de investigación en salud (FIS) para 2018 para el estudio de biomarcadores, así como la respuesta a la inmunoterapia en un grupo más amplio de pacientes con alergia a LTP. Se trata de proyecto multicéntrico en el que participarán hospitales de Madrid, Barcelona y Alicante en colaboración con ALK-Abelló.
 

Publicado en: Año 2017
Datacontrol Tecnologías de la Información