Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga Hospital Regional Universitario Carlos Haya Malaga
 
  • Sitio
  • Web
Estas aqui >   Comunicación > Sala de Prensa

Ver Artículo

29

Quirófano de Cirugía Pediátrica del Hospital Materno Infantil de Málaga

Junto, con la cirugía oncológica y neonatal, y la Unidad de Quemados constituyen las áreas de mayor actividad de la Unidad de Gestión Clínica de Cirugía pediátrica, referente para Málaga y Melilla


La cirugía para la corrección de malformaciones congénitas ocupa más del 30% del total de la actividad quirúrgica que llevan a cabo los profesionales de la Unidad de Gestión Clínica (UGC) de Cirugía Pediátrica del Hospital Regional de Málaga. Junto a ella, la cirugía oncológica y la neonatal, con el 20% y 15% respectivamente, constituyen con la Unidad de Quemados las áreas específicas y de mayor actividad de esta unidad referente para la provincia de Málaga y Melilla.

La Unidad está estructurada en cuatro grandes secciones funcionales - Urología, Cirugía Plástica, Lactantes y Preescolares - y dan respuesta a la demanda asistencial en el área quirúrgica, hospitalización, consultas externas y urgencias.

La cirugía neonatal, que representa el 15% de la actividad, ha aumentado en los últimos años de forma simultánea al incremento de recién nacidos prematuros. Dentro de la cirugía neonatal hay dos grandes grupos, prematuros y grandes prematuros. La propia inmadurez lleva implícita una serie de patologías - como perforaciones intestinales, o peritonitis secundarias a tratamientos – así como malformaciones congénitas, tales como hernia diafragmática, atresia de esófago, onfalocele (contenido intestinal fuera del abdomen), o atresia intestinal.

En el Comité de Cirugía oncológica – formada por un equipo multidisciplinar compuesta por radiólogos, pediatras y cirujanos pediátricos – se presentan los casos nuevos y, una vez valorados se plantean los tratamientos individualizados, desde la extirpación de tumores, colocación y retirada de reservorio (para los tratamientos de quimioterapia), y realización de biopsias. Los tumores abdominales y linfomas representan el 5% y 7% del global de la actividad de esta unidad en concreto.

Las malformaciones congénitas en edad pediátrica se engloban en dos grandes grupos, malformaciones vitales que son incompatibles con la vida – como la atresia de esófago, o intestino – en la que la cirugía es inmediata; y otras malformaciones que permiten una programación quirúrgica, tales como el labio leporino, o la fisura de paladar.

Algunos procedimientos quirúrgicos – en su mayoría, para corrección de malfor-maciones congénitas – los cirujanos pediátricos comparten quirófano con otras especialidades, como otorrinolaringología, neurocirugía, neurofisiología, o cirugía maxilofacial, y siempre, como no podía ser de otro modo, con radiología y anestesiología.

En la Unidad de Quemados, especialistas y personal de enfermería llevan a cabo en quirófano y con anestesia general, las curas de los grandes quemados, o el tratamiento mediante injertos. La mayoría de las quemaduras en edad pediátrica están causadas por accidentes domésticos. En Pediatría, la extensión de la superficie corporal quemada, la localización de la quemadura y la edad son los criterios que determinan el tratamiento.

En el área de consultas externas se realizan también las pruebas funcionales necesarias para la indicación quirúrgica, o tras la intervención (como manometrías, biofeed-back, pruebas post cirugía rectal). Por otro lado, la mayor parte de la actividad en Urgencias Pediátricas se centra en patología que requiere una cirugía urgente (apendicitis, torsión testicular, invaginación intestinal), y en las curas y tratamientos de heridas y quemaduras.

El pasado año, la UGC de Cirugía pediátrica atendió más de 13.000 consultas, y realizó más de 2.000 intervenciones quirúrgicas.
 

Publicado en: Año 2017
Datacontrol Tecnologías de la Información